Afila tu hacha

1167
Publicado el 9 junio, 2015 por admin

Había una vez, un fuerte leñador que solicitó trabajo a un comerciante de madera y este se lo dio.

El salario era muy bueno y también las condiciones de aquel empleo.

El leñador estaba profundamente agradecido y se propuso cumplir con su trabajo de la mejor manera posible…

Categoría Etiqueta

Sin comentarios

Agregue su comentario

Su email no será publicado

*