BODAS DE SANGRE de Federico García Lorca

609
Publicado el 1 junio, 2015 por admin

La terrible historia que en su día escribiera Lorca, tras quedar impresionado al leer la noticia en un periódico, del cruento suceso acaecido en El Cortijo del Fraile de Nijar (Almería), el 22 de Julio de 1928; representada por última vez por nuestra compañía Hechizo, en el Teatro Auditorio Adolfo Marsillach de San Sebastián de los Reyes
(Madrid). La obra publicada previamente de la escritora Carmen de Burgos, originaria de la misma población en la que se desencadenó el dramático acontecimiento, y en la que se relataban los hechos titulada: Puñal de Claveles, sirvió de gran inspiración al poeta Granadino para la creación de su estremecedora obra. La obra comenzó a ensayarse a finales de 1998 y la estrenamos en Marzo de 1999, exhibiéndola durante todo el año y gran parte del año 2000. Fue llevada entre otros a los teatros de: La Galera, en Alcalá de Henares. Teatro Auditorio Ciudad de Alcobendas de la misma ciudad. Y, Teatro Auditorio Adolfo Marsillach en San Sebastián de los Reyes. De esta función es, la grabación aquí expuesta. Por esta obra obtuvimos los premios a mejor Actriz y Actor dramático concedidos a nuestros compañeros Sandra Tena y Javier Ruiz (Madre e hijo en la obra), en el VI Certamen de Teatro Joven de la Comunidad de Madrid. Una obra que nos describe las pasiones que se crean en un ardiente terreno que no deja vivir en paz a las gentes que lo habitan, y que las lleva a comportarse siguiendo sus instintos más básicos, sin querer poder evitarlo. El amor, el deseo, los terribles celos que nacen de las mismas entrañas y abrasan el corazón, cegando la razón que hace añicos la quebradiza cordura. Este es el auténtico catalizador que libera la furia aletargada en el interior de las pasionales personas. El estar casado con quien no se desea en realidad. La terrible sensación de sentirse apresado en una casa que se te viene encima, al no habitarla con la persona a la que amas por encima de todo. La sangre que será derramada por no poder remediarlo y, por querer truncar el curso del destino que parece impuesto. La lucha de una madre por salvar la única vida que le queda, pues a la suya no le da ya valor alguno; la de su hijo, tras haber perdido uno a uno y de la manera más inclemente y absurda, a todos los hombres de su casa. Los que fueron arrebatados a su tierra. La tierra a la que pertenecían, de cuajo, como si hubiesen dejado desnudo a un campo que antes estuviese plagado de fuertes robles. La angustiosa tortura de un novio por saberse relegado a un segundo plano en su noche de bodas, por la que era su mujer y, por quién lo había apostado todo, obviando por completo el certero palpito de su madre. Todos esos sentimientos tan arraigados en la condición humana, se hacen dolorosamente respirables en la recreación de esta obra, manteniéndonos constantemente en vilo, ansiando poder cambiar, el inevitable final.

Categoría Etiqueta

Sin comentarios

Agregue su comentario

Su email no será publicado

*